¿En qué deberíamos invertir el dinero para ser más felices?

Uno de los grandes enemigos de la satisfacción sería adaptarse a las costumbres establecidas.